Hoy día, la práctica mayoría de las empresas (por no decir que todas) ejercen un control sobre la gestión de sus directivos, delegados y en general cualquier empleado. Cada euro es importante, y más habiendo pasado por una crisis económica que ha dejado muchas cicatrices y que, dependiendo donde se mire, sigue aquí con nosotros. A cada empleado se le mide en su ámbito de acción. Lo mismo que a unos se les mide por la productividad en el trabajo, a los directivos se les mide en términos de resultado económico. Son a ellos a quienes se les pide un compromiso, o una promesa, y así surgen los presupuestos. Es una forma de pedirle al gestor de la empresa que haga una previsión del resultado. Pero no solo eso, sino que se comprometa y muestre esfuerzo para que el presupuesto se cumpla e incluso se mejore. El accionista es el dueño y pedirá que el gestor no sea acomodado y que este se fije objetivos que ayuden a la empresa ser mejor, a llegar a cotas más altas y ser un referente. A nadie le contratan por acomodarse. Los objetivos han de ser retadores, y que su consecución sea un éxito y un paso diferencial. Una vez pasado el año, se comparan los datos reales con el presupuesto. ¿Aprobado? ¿Suspenso?

A continuación, y a falta de más datos actualizados, se muestra una comparativa entre el presupuesto de la temporada 2014-2015 con los datos reales de 2014-2015 (últimas cuentas anuales aprobadas en la pasada Junta de Accionistas). Los datos se muestran en miles de euros.

EL RESULTADO

Se presupuestó una ganancia de 182 mil euros. La realidad fue la de un escenario con unas pérdidas de casi 2,5 millones de euros. Es innegable la influencia que tuvo que el equipo no ascendiera. ¿Fue todo culpa del escenario deportivo?

INGRESOS

Deportivos: Se incluyen, entre otros, aquellos de las taquillas, de los derechos de TV, etc. ¿Qué paso para que el dato real variara en 638 mil euros con respecto al presupuesto? Los derechos de TV, al continuar en Segunda fueron menores de lo presupuestado lo cual supusieron 237 mil euros menos del pastel. En publicidad se pretendió recaudar mucho más de lo que finalmente se consiguió. El descenso en este apartado fue significativo: 430 mil euros menos de ingresos por publicidad. En el resto de partidas no sufrieron variaciones dignas de mención.

Abonados: Se mantuvo en línea con lo que se había previsto entonces.

Otros ingresos: Apenas una variación positiva de 110 mil euros, debido a una mayor cantidad de subvenciones recibidas de las inicialmente previstas.

La venta de Scepovic: Dicha venta ya se contemplaba en el presupuesto, y así sucedió cuando se vendió a Stefan al Celtic. Los ingresos por la venta fueron de 2,2 millones de euros.

GASTOS

Nos vamos a centrar en aquellas partidas que más variación registraron. Son el caso de las siguientes:

Consumos: Para compra de material deportivo, material sanitario y otros aprovisionamientos, se presupuesto un gasto de 371 mil euros. La realidad ha sido que solo la compra de mercaderías supuso más de 600 mil euros.

Servicios Exteriores: De lo presupuestado, los datos reales que más desviación han experimentado han sido los relativos a “Servicios profesionales independientes” y “Otros servicios”, lo que suele ser un cajón de sastre para meter todos los gastos que no sabemos dónde meterlos. En particular las desviaciones han sido de 50 mil euros para el primero, y de 180 mil euros para el segundo. Me llama la atención que para una auditoría de cuentas de una entidad como el Sporting de Gijón, el auditor facture 31 mil euros. Conozco bien ese mundo; pero no seré yo quien fije el precio.

Otros gastos de gestión: No todo son malas noticias. Parece ser que en dicha temporada se registraron menos “Otros gastos de gestión”, principalmente por no entregarse una donación/subvención que había presupuestado el club por valor de 200 mil euros.

Amortizaciones: Salvo eventualidad mayúscula, las estimaciones de gasto por amortización deberían ser bastante sencillas. En este caso la realidad ha superado (una vez más) la ficción, al registrarse unos gastos por amortización del inmovilizado 717 mil euros superior a lo previsto. Conviene decir que de esos 717 mil euros, 625 corresponden a una dotación por provisión de insolvencias/deterioro.

Otros resultados: Son resultados excepcionales difícil de previsión. Por eso no existían en el presupuesto. No obstante es alarmante la cuantía a la que ascendieron: 631 mil euros. 51 mil euros fueron para ayuda de equipos descendidos, 493 mil euros para otro cajón de sastre que se llama “Otros gastos excepcionales”, y por último, algo que denominan “Gasto disciplina social Club” por valor de 90 mil euros.

CONCLUSIÓN

La conclusión es ejercicio únicamente vuestro. Las cifras son las que son, y no se cumplió con el presupuesto de 2014-2015 por unas ventas inferiores a las previstas (sobre todo en lo que respecta a ingresos por publicidad y derechos TV), y por unos gastos muy superiores a lo inicialmente previsto. La conjunción de un descenso de ventas y de un incremento del gasto es perfecta para una bomba de relojería. Y de ahí las pérdidas de más de 2 millones de euros. Descontrol.

En la imagen adjunta podéis ver en este caso la comparativa de los presupuestos 2014-2015 con aquellos para 2015-2016 (ya en un escenario en el cual el equipo militó en Primera División). Ilustro a tal efecto:

En este caso las ventas presupuestadas se disparan. En parte por 28M de euros de derechos de TV que se estimaron se ingresarían la pasada temporada. El ingreso por abonados también se preveía incrementar, en concreto en 2M de euros. Con este escenario, y aunque algunos costes incrementaran como por ejemplo el coste de personal de futbolistas con mejores fichas, el presupuesto es muy alentador estimando unas ganancias de casi 9M de euros. ¿Realista? ¿Atrevido? ¿Conservador? ¿Se cumplirá? Tenemos que esperar a conocer los datos en la próxima Junta de Accionistas donde se presentarán las CCAA. 

 

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn