Monografía 1a vuelta

Desde que diera comienzo la temporada, y para los partidos disputados en El Molinón, he decidido recopilar los siguientes datos:

Resultado

La línea que subraya cada jornada refleja en función de su color el desenlace del partido. De este modo tenemos que verde corresponde a victorias, amarillo a empates, y rojo a derrotas. ¿Cuál ha sido el bagaje del equipo en casa? Pobre. 3 victorias, 1 empate y 5 derrotas. Se ha perdido el 56% de las veces en, lo donde se supone ha de ser el feudo del equipo. Un equipo que si quiere mantener la categoría no puede dejar escapar tantos puntos en casa.

Asistencia y Precio

Se ha obtenido la asistencia oficial para cada partido (a falta de dato más fiable). La analizamos a la vez con el precio medio en taquilla. ¿Como he obtenido ese dato? Se ha realizado una media aritmética de los precios de todas las zonas del estadio.

El caso es que el ánimo era otro cuando empezó la vuelta a como finalmente ha terminado: por los suelos. ¿En qué me baso?

a) En la primera jornada había curiosidad por ver a los nuevos fichajes (el crecimiento sin retorno). No defraudaron, regalando una victoria al respetable. El horario era bueno (domingo a la tarde). Después vino la jornada 3 ante el Leganés. ¿Por qué descendió la afluencia si el equipo respondía? La Liga decidió que fuera un domingo a las 12h. Históricamente este horario ha sido malo. Sabedor de ello el Sporting realizó un fuerte descenso del precio (casi del 50%), lo cual ayudó a que la gente se animará más. Así pues casi se llegaron a las 23.000 almas. Fueron las afortunadas de ver una nueva victoria del equipo. ¡Qué tiempos aquellos!

b) Con el Barça empezó todo. El Consejo quería hacer caja: venían Messi y CIA. Se consiguió una buenísima entrada (26 mil espectadores). Y el precio fue desorbitado casi 82 € por entrada. Un gran gesto con la afición. En lo deportivo el equipo salió derrotado de forma abultada. Desde entonces no levantaría cabeza. Sucederían derrotas ante el Valencia y la Real Sociedad (con un empate intermedio ante el Sevilla). El equipo entró en descenso, y la afluencia (como se puede observar) empezó a caer, muy a pesar de los descensos continuados en el precio de las entradas. Ante el Sevilla (uno de los cocos de la Liga) no se consiguió una buena afluencia por culpa del horario (sábado a la 13h porque los chinos también tiene derecho a ver la Liga). El Consejo rebajó las entradas de forma desesperada hasta casi los 20 €/entrada. Ante la Real Sociedad, lo lógico hubiera sido bajar los precios, dada la precaria situación deportiva del equipo. Pero no, hay que hacer caja. La afluencia iba a ser buena (por encima de los 22 mil) porque el encuentro se disputó en domingo a las 18h30. Horario perfecto para aprovecharse de la afición. La derrota ahondaría más en la fragmentación entre afición-equipo. Lógico.

c) Con un equipo en descenso y sin atisbos de mejora; se optó por llamamientos con vídeos emotivos, palabras bonitas, y ínfimos descensos en el precio durante las últimas 3 jornadas disputadas en El Molinón. Ante el Osasuna el equipo logró una victoria importante y quizás por tratarse de un rival directo (así como un horario apetecible un domingo a las 18h30) la asistencia fue casi como contra el Barça. Ante el Villareal el precio bajó (incluso hubo reclamos navideños con rebajas) pero el horario volvió a ser un sábado a la 13h. Lo que vendieron como un “rebajón” apenas supuso un descenso de 3 €/entrada. Ya sabéis, yo no soy tonto. La afición no picó el anzuelo y solo asistieron 19.900 espectadores (la peor de todas). Ante el Eibar el Consejo no metió goles pero decidió auto-flagelarse -y apretarse el cinturón- aceptando instaurar una remuneración (el salario mínimo). El descontento ya era total y a pesar de ser el partido más barato de ver (hasta la fecha), apenas se superó la asistencia ante el Villareal. Un mensaje que el Consejo no supo captar.

Promedio de toda la primera vuelta

Tras 9 jornadas disputadas en casa, la asistencia promedio ha sido de 23.491 espectadores. Una asistencia no merecida. Pero esto dice mucho de una ciudad que se vuelca con un equipo, incondicional, aunque la lastimen y la maltraten. Por ello resulta más doloroso ver el trato que se le dispensa desde el club. El precio medio ha sido de 34 euros por entrada (el más caro ante el Barça para hacer caja y el más barato ante el Eibar a la desesperada por salvar los muebles).

La afición es uno de los factores determinantes para hacer de un campo un fortín. ¿Pero qué vas a pedirle si la desalientas con una planificación de plantilla bochornosa, prácticas/decisiones de un Consejo que maniata a una institución centenaria, y de salarios por la cara?

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn